witral


Lalen kuzé, pequeña tejedora 
de arrugadas manos
de tanto hilar,
pasas días y noches
estirando el vellón;
juntando lana
negra y blanca
que es tu única dedicación
para luego ser teñida por colores
que descubriste en las plantas,
la tierra y el mar.

Mujer, Madre araña
que entrelazas y anudas
una hebra de Maqui
con otra de Quillay
para poder abrigar a tus hijos
que mirándote están.

Mujer,
una araña vieja
te enseñó a hilar
y también a tejer,
te alivió el trabajo
y tú supiste entender
que esos mismos secretos
debías entregar
a una araña joven
que mirándote está.

Clorinda Curninao R.,
(poema mapuche extraído del Manual
de telar mapuche de Susana Paula Vallejo)


Telar mapuche - Witral

El telar mapuche se ha mantenido hasta nuestros días gracias a que las mujeres mapuches han ido transmitiendo por generaciones, de abuelas a hijas y nietas, el conocimiento del hilado y teñido natural, la técnica del witral  y el simbolismo de antiguos dibujos que hablan de la historia de su pueblo o de las visiones de sus creadoras en relación con la naturaleza.

El propio nombre Witral, así como ciertas partes y herramientas del telar provienen del mapudungún (lenguaje de la tierra), lengua viva del pueblo mapuche que habita en el sur de Chile y Argentina, en resistencia cultural y por la supervivencia de un pueblo amenazado ante la entrada de empresas  transnacionales extractivas de recursos naturales en sus territorios ancestrales.

1 comentario:

  1. Cuándo será ese día y esa dichosa mañana que alguien entendido en manejar un telar Mapuche nos indique, a los que no sabemos y estamos lejos geográficamente e intelectualmente de ese conocimiento, cómo trabajar con las diferentes técnicas del mismo.

    ResponderEliminar

Artículos relacionados

Quizás también le interese: